fbpx

LA SEGURIDAD SANITARIA Y LA INNOVACIÓN TECNOLÓGICAS EN LOS EDIFICIOS.

Proyecto inmobiliario

Ante la llegada del COVID-19 y el gran impacto que tuvo en nuestra sociedad y mercado en general, el sector inmobiliario se enfrenta a unos duros cambios y tendencias que determinará el futuro de este sector.

La declaración de Estado de Emergencia, el cierre de negocios, espacios públicos y la enorme diversidad de normas sanitarias que se están implementando y que aún faltan por implementarse, están determinando un cambio en la demanda del consumidor, abriendo un nuevo camino al replanteamiento de la oferte en los futuros proyectos inmobiliarios.

La seguridad y la innovación en los nuevos edificios serán tendencias fundamentales. Se dará un incremento de equipamiento tecnológico en los edificios tanto urbanos como oficinas. Empezaremos a ver mucho más espacio para las personas, espacios en los ascensores e inteligentes. Puertas en donde no tendrás que girar la llave ya que tendrán sensores de movimiento. Construcciones con materiales más lisos y fáciles de limpiar.

Sistemas de inteligencia artificial que buscará reducir el contacto entre personas con las cosas, entre otros. El consumidor buscará reducir la posibilidad de contagio a toda costa, evitando salir de casa y extremando los cuidados en sus actividades cotidianas.

Después de semanas de confinamiento, muchas personas han descubierto que sus viviendas no tienen lo que su familia necesita. Las nuevas edificaciones tendrán que proporcionar a sus ocupantes más zonas abiertas y áreas comunes espaciadas y exclusivas, que les permitan estar en contacto con el exterior y hacer sus actividades del día a día. Según Antonio Espinosa, Gerente General de Inmobiliaria Desarrolladora: “En Lima Moderna se podría incrementar la demanda de aquellos departamentos que cuenten con balcones o terrazas propias, mayor luz natural, depósitos más amplios, vistas privilegiadas, equipamiento exclusivo incorporado en las viviendas como zona de parrilla y áreas comunes como zonas para el teletrabajo. Se optará por edificios en zonas céntricas y cercanas a negocios esenciales a los que puedan llegar a pie”.

 

Al igual que en los departamentos, la tendencia en las oficinas se encaminará hacia el estilo boutique ubicándolas en zonas accesibles al transporte, restaurantes y negocios de primera necesidad para los colaboradores. La búsqueda de áreas comunes jugará un papel fundamental y decisor. Más salas de reuniones, pero para menos personas, estacionamientos amplios, comedores y terrazas, se mantendrán en la mira de los consumidores.

El COVID-19 ha venido para cambiar nuestro estilo de vida, nuestro transporte y modo de trabajar. Posiblemente traerá en los siguientes meses y años una descentralización y reducción en el número de personas que asistan a una oficina para cumplir con sus labores.

Muchos optarán por el teletrabajo o buscarán espacios con un menor aforo de personas dentro de un determinado espacio. Esto ayudará al incremento de demanda por oficinas tipo boutique y espacios coworking fomentando el teletrabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *